miércoles, 6 de mayo de 2009

El derecho a ser historiador

Lic. Jesús Cosamalón Aguilar
Tesista de doctorado por El Colegio de México

Comprendo la tension que genera este debate, especialmente porque da la impresion de que se trata de un enfrentamiento Lima-provincias o de una soterrada lucha de clases. En primer lugar, los historiadores, como lo señala un colega en algunos de los post, somos encargados de elaborar la memoria historica como ejercicio profesional, pero no somos los únicos que nos encargamos de ello. ¿Acaso nosotros mismos no utilizamos metodologias de otras disciplinas para esa labor? ¿O solo utilizamos metodología de historiador? (que en la mayoria de casos se concentra en el uso de la crítica documental, originada en la critica literaria). ¿Acaso otras disciplinas estan incapacitadas de enfrentar un estudio de caracter histórico? ¿Alguien podría afirmar que varios de los trabajos de Nelson Manrique no son de Historia? Recuerden también que hay ilustres casos de historiadores que ejercieron el periodismo, ejerciendo el “intrusismo” en otras disciplinas. ¿Y los que hacen historia de la medicina? (Pienso en Miguel Rabí, recientemente fallecido y que era médico) ¿Acaso no se ganó “en la cancha” el derecho a ser llamado historiador de la medicina? No discuto si los historiadores de un lugar u otro estan mejor capacitados, sino discuto el hecho de que la labor de historiador, como el Colegio la plantea solo sea privilegio de quienes se han graduado de tales y no de otros, por ejemplo, de docentes que con mucho sacrificio hacen de historiadores locales.

Ahora, no se trate de ver en esto un asunto de elitismo de la Católica o de cualquier otra institucion limeña. Por si acaso, no todos los que hemos estudiado en la Católica venimos de colegios privados y barrios de clase media, esa es una imagen falsa. Ni tampoco la maestría o doctorado automáticamente aseguran mejores empleos, o la presencia en instituciones como el IEP u otras asegura la investigacion. La investigación en general se realiza, tanto en la PUCP como en otros lugares, en contra de la corriente nacional que no tiene politicas favorables a ella. Nuestros problemas son similares. No creo que un Colegio resuelva el problema del empleo de los historiadores. La mayor parte de nosotros nos dedicamos a la docencia y alli mas bien nosotros somos intrusos, pues no tenemos titulo de pedagogia (ahora la ley lo exige para el nivel escolar y eso es efecto de los gremios).

Sí estoy de acuerdo con una asociacion nacional, representativa de los historiadores en ejercicio y que abogue por politicas positivas de investigacion, pero sin discriminaciones acerca de que deben ser historiadores con titulo los que deben ejercer el oficio, y ninguno otro mas. Si el problema es que uno se mata 5 o mas años estudiando y que no hay derecho de que otro venga y se titule historiador no se resuelve con el Colegio. Recuerden que tanto el colegio de abogados como el de medicos se crearon justamente para dejar fuera de accion a quienes sin llevar el titulo respectivo resolvian problemas concretos de la poblacion: desde herbolarios tradicionales (por si acaso los medicos los perseguian), que guardaban un saber popular que hoy recien se rescata y que demuestra ser muy util; hasta la incapacidad que tenemos hoy de defendernos personalmente frente a los tribunales. Como es conocido, hoy para comunicarse con un juez solo se puede hacer por medio de un abogado colegiado ¿es eso mas democratico? No digo que sea mejor o peor en terminos de resultados, sino que ni siquiera tenemos opcion. Es posible que muchos de los encausados se pueda defender mejor por si mismo que recurriendo a los entramados legales que han alejado el derecho de la gente comun.

¿Acaso queremos que la historia como practica se aleje de las personas concretas, de aquellos que sin estudios pudiesen por su practica ganarse en la cancha legitimamente el derecho a ser llamados historiadores? Hubo una epoca en que se pensaba en la “historia popular”, la nocion romantica de que la gente podían contar su propia historia. Paradójicamente, considero que el Colegio no va a democratizar la practica de la historia, por el contratrio, probablemente a pesar de los ideales de sus impulsores, solo produciria el efecto contrario de alejar la practica de la historia de la gente real al consagrarla solo para los licenciados. Y yo quiero lo contrario, por eso me hice historiador.

Publicado en: Historia Global Online

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada